Tipos de riego en Vinaròs

Normas para un riego eficiente

Existen una serie de actuaciones para utilizar el agua de la forma más eficiente, independientemente de los tipos de riego utilizados. Por eso, desde Jardinería Casanova le recomendamos regar en función de las necesidades de cada planta, agrupándolas según sus requerimientos hídricos, especialmente si se instala un sistema de riego automático.

Lo normal es regar a primera hora de la mañana, aunque también es posible hacerlo por la noche siempre que no haya riesgo de heladas nocturnas o problemas con caracoles y babosas. Se debe evitar regar a horas de sol y calor, esto produce una gran pérdida de agua por evaporación pues el líquido actúa como lupa frente al sol, abrasando las hojas de la planta.

Debemos favorecer una buena absorción, es decir, reducir al máximo las pérdidas de agua a causa de evaporación o la escorrentía hacia lugares donde no es necesaria. Para ello podemos:

  • Crear un hoyo amplio alrededor de la planta que forme una depresión y acumule el agua que poco a poco se irá filtrando en la tierra.

  • Regar en profundidad de forma espaciada para que el agua penetre hasta las capas inferiores del suelo, forzando a la planta a desarrollar un sistema de raíces profundo que la hará más resistente a la sequía.

  • Mejorar la capacidad de retención de agua del suelo abonándolo regularmente con compost y materia orgánica y manteniendo un acolchado sobre la tierra.
Jardinería Casanova riego por goteo

Tipos de riego

El riego del jardín es uno de los aspectos a tener en cuenta durante su planificación, eligiendo plantas adecuadas y valorando otras opciones a nuestro alcance. Podemos crear un jardín seco sin necesidad de regarlo o hacerlo a mano, caso contrario recurrimos a sistemas de riego automático.

Una posibilidad práctica y que permite experimentar es combinar distintas opciones de riego, creando zonas con riego automático, zonas de jardín seco y zonas de riego manual para especies que necesitan poco riego adicional.
Jardinería Casanova dibujo del sistema de riego por goteo

Riego automático

Actualmente existe una amplia gama de dispositivos para diseñar el sistema de riego automático adecuado, siempre a costes bastante asequibles que permita importantes ahorros en la factura de agua. Este tipo de sistema, planificado y construido de forma adecuada, proporciona un riego muy eficiente del jardín, en el tiempo justo y según el caudal de riego, esto repercute en un gran ahorro en el consumo de agua respecto a uno manual. Por otra parte, podemos programar el trabajo e incluso instalar dispositivos que suspendan el riego programado cuando detecten que el jardín ya ha recibido agua por lluvias.

Sistema de riego por goteo

El riego por goteo es un sistema de riego automático localizado que consiste en tuberías con goteros insertados que expulsan el agua gota a gota. Como todos, este tipo de riego tiene sus ventajas y desventajas, pero en general se trata de un sistema de riego bastante recomendable en cualquier jardín.

Hay dos tipos principales de goteros:

  • Goteros normales. Se trata de goteros adecuados para jardines o espacios pequeños y rectos, que no necesiten más de 150 metros de tubería. Este tipo de goteros arrojan más cantidad de agua cuando la presión es mayor.
  • Goteros autocompensantes. Son goteros que arrojan igual caudal de agua entre unas presiones establecidas siendo adecuados para jardines grandes y espacios con desniveles.

Por otra parte, al instalar el riego por goteo podemos elegir entre tuberías de goteo en superficie o goteo subterráneo. Si enterramos las tuberías lo haremos a una profundidad de 15-30 cm dependiendo del tipo de plantas y de la textura del suelo. Si el suelo es arenoso y queremos regar plantas de pequeño porte, herbáceas u hortalizas, enterraremos las tuberías a 15 cm. Si el suelo es arcilloso o vamos a regar arbustos y árboles, será más conveniente enterrar las tuberías a 30 cm.

El goteo subterráneo resulta más estético ya que las tuberías quedan ocultas bajo el suelo. Además, permite un mejor aprovechamiento del agua al estar más protegido de la evaporación y se reduce el crecimiento de malas hierbas alrededor de los goteros.

Sin embargo, este tipo de instalaciones subterráneas pueden atascarse o sufrir fugas que sólo podremos detectar a través de las plantas y para encontrarlas y arreglarlas tendremos que excavar la tierra. Una opción intermedia es instalar tuberías de goteo en superficie y cubrirlas con un acolchado decorativo. Podremos retirar periódicamente el acolchado para revisar los goteros y arreglar o sustituir las gomas o tuberías dañadas.
Jardinería Casanova tipos de riego por goteo

Riego automático por aspersión

El sistema de riego por aspersión resulta eficaz para regar macizos florales y espacios con rosales, siempre que se trate de áreas pequeñas, ya que es un sistema de riego de corto alcance.

El riego por aspersión es una red de tuberías con micro-aspersores que proyectan el agua en forma de chorros pequeños.

La principal ventaja de la micro-aspersión es que trabaja a presiones bajas, por lo que no tendremos problema en urbanizaciones con limitaciones en la presión del agua durante las épocas de mayor necesidad de riego.

Al igual que ocurre con los micro-difusores, debemos tener cuidado de no pisar ni golpear los micro-aspersores, ya que normalmente se suele dejar la tubería de riego en superficie.

Riego automático por difusión

El sistema de riego por difusión se usa para regar semilleros, huertos, invernaderos y zonas pequeñas o estrechas del jardín.

Consiste en una red de tuberías con micro-difusores que tiene un orificio de pequeño diámetro por el que sale el agua a presión distribuyéndose en gotas muy finas, en forma nebulizada.

La micro-difusión, al igual que el riego por goteo, tiene la ventaja de necesitar presiones de agua bajas para trabajar. Sin embargo, los micro-difusores son delicados y debemos tener cuidado con no pisarlos ni golpearlos con herramientas y maquinaria de jardinería, ya que normalmente se suele dejar la tubería de riego en superficie.

El riego manual

El riego con manguera o regadera supone tiempo y crea una gran dependencia. A muchos jardineros les gusta relajarse regando el jardín. Esta puede ser una buena opción en zonas de climas húmedos donde no hace falta regar mucho, para jardines pequeños o plantas que necesitan pocos riegos.

Jardín seco

Es posible diseñar un jardín con plantas que puedan sobrevivir sin riego adicional. Para ello hay que elegir plantas adaptadas al clima de la zona y no aportarles riego artificial, esto las obliga a desarrollar sus defensas naturales contra la sequía. Algunas especies pueden necesitar excepcionalmente algún aporte de agua durante el primer año.

El jardín seco es una buena opción para zonas de climas secos y calurosos donde el agua escasea. Muchos creen que en una zona de clima muy seco (mediterráneo o zonas áridas), resulta difícil tener un jardín sin riego artificial, Precisamente, para este tipo de clima existe una gran diversidad de plantas adaptadas a condiciones de sequía extrema, es importante elegirlas bien, de esta forma es posible crear un jardín colorido, aromático y de gran atractivo.